Dejé de dar ‘Me Gusta’ en Facebook por dos semanas… esto es lo que pasó

 

Una mirada esperanzadora a lo que pasa cuando renuncias al ‘Me Gusta’

 
 

A continuación traduzco este post brillante y para reflexionar, de Elan Morgan:

” El primero de Agosto anuncié que iba dejar de dar ‘Me Gusta’ a las cosas en Facebook. En ese momento, sencillamente declaré que no deseaba continuar siendo una participante tan activa en enseñarle a Facebook como hacer publicidad para mí , como lo había sido en el pasado, pero otro asunto muy distinto y mucho mayor alimentaba realmente mi curiosidad: ¿cómo cambiaría mi experiencia en Facebook una vez que dejara de alimentar su motor con ‘me gusta’?

Renuncié al ‘Me Gusta’, y fue difícil.

Lo primero que noté fue cuan dificil era no dar ‘me gusta’ a las cosas en Facebook. A medida que iba recorriendo los posts y updates en mi muro, mi dedo instintivamente era atraído como por gravedad hacia el botón de ‘Me Gusta’ en cientos de posts y comentarios. Se ha convertido en una respuesta innata, Pavloviana. Veía updates que me gustaban o que quería que otros supieran que me gustaban, y me descubrí casi inconscientemente dando mi aprobación por medio de un click.

El ‘Me Gusta’ es el asentimiento mudo de apoyo en un salón ruidoso. Es la versión más fácil de Si-es, de-acuerdos y yo-tambien-es. De hecho sentí punzadas de culpa al no darle ‘me gusta’ a algunos posts, como si la ausencia de mi ‘Me Gusta’ particular fuera a traducirse en desaprobación o en la negación de mi afecto. Sentí como si mi habilidad de comunicarme de alguna manera había sido lisiada. La función del ‘Me Gusta’ me ha librado de escribir tantos comentarios a través de los años, que es posible que hubiera podido escribir una novela larguísima, estilo La Guerra y La Paz con todas esas palabras.

A medida que los días se desgastaban, sin embargo, mi abstinencia al ‘Me Gusta’ se hizo más fácil de ejercer, y parecía que estaba brindando beneficios cuando noté una diferencia significativa en mi feed de noticias de Facebook. No estaba segura si valía la pena escribir acerca de mi experiencia, hasta que leí un artículo de Mat Honan llamado Dí ‘Me Gusta’ a Todo Lo Que Veía en Facebook por Dos Días, Esto Es Lo Que Me Hizo(en inglés). Honan escogió hacerle ‘Me Gusta’ a todo en Facebook al contrario que yo, y experimentó el polo opuesto que yo cuando dejé el ‘Me Gusta’. Nuestros hallazgos, cuando se comparan jutos, subrayan lo que creía que mi experiemento de abandonar el ‘Me Gusta’ había develado.

#1er Beneficio de Abandonar el ‘Me Gusta’ de Facebook: Un Mejor Feed de Noticias de Facebook

Es imposible aseverar con certeza científica que mi feed de Facebook feed está marcadamente diferente que antes, pero seguro que luce diferente.

Uno pensaría que hacerle ‘me gusta’ a ciertas actualizaciones en Facebook le enseñarían al algoritmo a darnos más de lo que queremos ver, pero el algoritmo de Facebook no es humano. El Algoritmo no comprende las nimiedades psicológicas del porqué podría gustarnos una cosa y no otra aunque tengan comparativamente las mismas palabras clave y lleguen comparativamente a audiencias similares, así que cuando yo le hice ‘me gusta’ a varios videos e imágenes de animales enternecedores, el algoritmo de Facebook me dió más publicaciones acerca de animalea, pero muchas de ellas no eran para nada enternecedoras. Mostraban tratamientos inhumanos. Aparentemente, el algoritmo de Facebook malentiende mi amor por los animales como un deseo de ver imágenes de elefantes siendo brutalizados.

El Algoritmo cometió el mismo error con temas políticos, y de moda y farándula. Al mostrarme más de lo que infiere que quiero ver, basado en mis ‘Me Gusta’, mi experiencia con Facebook incluye una gran cantidad de cosas que a mi realmente no me gustan, porque su algoritmo no entiende los muchos matices políticos, filosóficos y emocionales de un tema particular. Darle ‘me gusta’ a un hospital veterinario en mi vecindario no quiere decir que quiero ver perros maltratados, y darle ‘me gusta’ a una publicación acerca de una dulce boda no equivale a que quiera ver cada ser humano inspirador que alguna vez existió en New York. El Algoritmo no puede saberlo, porque no puede conocer a los individuos.

Parece que la función ‘Me Gusta’ me tenía atrapada en un universo donde el ambiente está definido por un robot de publicidad cretino. ¿Te gusta el yogurt? ¡Te encantará el Yogurt extremo! ¿Te gustaron ocho videos de gatitos tiernos? ¡No vas a querer perderte esta imagen gráfica de ocho gatitos siendo torturados por científicos!

Ahora que estoy escribiendo comentarios con más frecuencia en Facebook en lugar de hacer click en ‘Me Gusta’, mi feed se ha relajado y se ha vuelto más conversacional. Es como si todos los gritones hambrientos de atención hubieran sido acompañados afuera del salón tan pronto como dejé de pedir ese tipo de actualizaciones justamente usando la función de ‘Me Gusta’. No he visto una sola imagen repugnante de animales torturados, ni sido expuesta a mucho radicalismo político, ni he continuado siendo ahogada bajo el potente chorro de sobre-ternura que desata el darle ‘me gusta’ a una foto de un gatito. (No puedo abstenerme de los gatitos.)

Siento como si la razón hubiera sido restaurada. Puedo comentar una foto tierna de un gato sin ser inundada con todos los videos de animales que 800 personas compartieron esta semana, y puedo comentar una publicación acerca de relaciones interraciales si que Facebook me ponga un mostrario interminable acerca del racismo.

Facebook sin el ‘Me Gusta’ parece hasta cuerdo.

#2do Beneficio de Abandonar el ‘Me Gusta’ de Facebook: Más Humanidad y Amor

Cuando desterré la función de ‘Me Gusta’ en Facebook’s como método de comunicación, quedé con este deseo insatisfecho de dejar saber a la gente que los escuchaba o que me gustaba su contenido, y de repente me sentí invisible. Estaba leyendo, pero nadie sabía que yo estaba allí, lo que me permitió darme cuenta que mi estilo habitual de interacción en Facebook tenía que cambiar. Si la función de ‘Me Gusta’ como muleta, tenía que comentar o arriesgarme a lucir anti-social y experimentar aún más des conexión, así que comencé a dejar más comentarios de lo que nunca había hecho en la plataforma.

Cuando antes habría simplemente dado un ‘me gusta’ en la foto del nuevo bebé de alguien, ahora la comento con un: “Que hermosa mata de pelo”. Cuando antes habría dado ‘me gusta’ al update de alguien acerca de su aniversario de bodas, ahora tipeo, “¿Recuerdas cuando nos escondimos de tu abuela en el gazebo y nos fumamos unos cigarrillos?” Ahora uso oraciones para afirmar éxitos paternales, compartir mi secreto para disfrutar más de un capuccino (mezclar la crema primero), y hacer bromas acerca de lo sociópatas que son los gatos domésticos.

Había estado padeciendo un sentido de des conexión con mis comunidades online antes de exiliarme de los ‘me gusta’ de Facebook. Parecía haber menos conversaciones, más apoyos y halagos vacíos, y una abundancia de fanatismos politicos y religiosos. Era cansón y deprimente. Después de dejar el ‘me gusta’ de Facebook, sin embargo, todo eso cambió. Me convertí en una versión más presente e involucrada de mi misma, porque tenía que usar mis palabras en vez de la “insignificante” función de ‘Me Gusta’. Me tomé el tiempo de decirle a la gente lo que pensaba y sentía, para reconocer las vidas de mis amigos, y compartir tanto las alegrías como las tristezas con otros seres humanos.

Resulta que hay más humanidad y amor en las palabras que en el uso de ‘Me Gusta’.

En resumen, el fin del ‘Me Gusta’ hizo a Facebook mejor y trajo de vuelta el amor.

Al final, mi experimento al dejar el ‘Me Gusta’ en Facebook no ha sido científico. No produjo métricas, ni estadísticas, no rastree a usuarios específicos, y no elaboré bellos gráficos de torta. Mi resultado experiencial, sin embargo, ha sido claro, y decididamente ha sido lo opuesto de lo que descubrió Mat Honan cuando le dió ‘me gusta’ a todo. Facebook es mucho mejor sin el ‘Me Gusta’.

Cuando solía darle ‘me gusta’ a todo lo que no me aburría activamente o me producía odio, los updates en mi muro de Facebook eran más como una serie de cajas de jabón burbujeantes de indignación espolvoreado con bodas, cachorros tiernos, y sólo ocasionalmente contenido verdadero que valiera la pena profundizar. Desde que erradiqué completamente el ‘me gusta’, mi muro de Facebook se parece más a una fiesta ecléctica. Hay conversación, hay (sobre todo) desacuerdos sin hostilidad, y hay conexión. Parece que estoy obteniendo más de lo que realmente quiero en lugar de versiones más extremas de lo que ‘Me Gusta’.

Tengo mi problemas de larga data y que no he expresado — dejando de lado el horrible algoritmo social — con los Terminos de Servicio de Facebook, sus temas de privacidad, y su capacidad de influir a una gran porción de la población del planeta hacia conductas cada vez menos deseables, pero una vez que eliminé la función de ‘Me Gusta’ de mi propia conducta, casi que empezó a gustarme usar Facebook. Resulta que tus amigos pueden ser de hecho más agradables de lo que el ‘me gusta’ de Facebook los hace parecer, y la creciente sensación de desconexión que muchos de nosotros experimentamos puede que sea debido a un algoritmo sordo.

Cuando soltamos el ‘Me Gusta’, puede que lleguemos a gustarnos más mutuamente. Podríamos de hecho conectarnos.

Renuncia al ‘Me Gusta’. Mira su amplifica la humanidad en tu Facebook.

Dale unas vacaciones al ‘Me Gusta’ y mira que pasa.  Elige dejar comentarios con palabras. Observa como cambia tu muro. No he usado el ‘Me Gusta’ en Facebook desde el 01 de Agosto, y los cambios en mi feed han sido tan notoriamente positivos que no creo que ‘me guste’ nada en el futuro previsible.

Sin ser un secreto, yo pienso que la humanidad y el amor, los terrenos de encuentro más amables sin llegar a extremos, que muchos de nosotros hemos llegado a creer que están disminuyendo en todo el mundo, estan simplemente siendo ahogados por un algoritmo inhumano, y yo pienso que podemos recuperar esas experiencias socialmente vitales y devolverlas a la luz.

Renuncia al ‘Me Gusta? y experimenta amplificando una mejor señal. ¿Qué le pasará a tu Facebook sin tus ‘me gusta’? ¿Qué pasará con tu percepción, no sólo de tus amigos de Facebook sino del mundo entero? ¿Que pasará con nosotros?”

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Una respuesta a “Dejé de dar ‘Me Gusta’ en Facebook por dos semanas… esto es lo que pasó

  1. Pingback: NO al "Me Gusta" | Dichos y Bichos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s