Responsabilidad, el factor de cambio para las redes sociales en internet

Recientemente ha tomado prominencia el papel que las Redes Sociales tienen en el desenvolvimiento de la geopolítica mundial. En este artículo presento mi perspectiva, basada en la responsabilidad de las Plataformas y de la Audiencia.

La Responsabilidad de Las Plataformas
A Facebook, Twitter, e incluso plataformas digitales no consideradas redes sociales, como Google, pareciera que no les corresponde la responsabilidad de “normar” la internet. Se trata simplemente de empresas, con objetivos de negocios y motivaciones primordialmente económicas. No son instituciones (como la prensa) y en sus declaraciones de Misión (Facebook: “hacer el mundo más cercano”; Google: “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”) no figura ninguna responsabilidad específica para con la sociedad.
Sin embargo, cuando tienes una presencia tan persistente (25 minutos al día, en el caso de Facebook) en la vida diaria de más de dos millardos de personas en el orbe, es incuestionable que exista una responsabilidad en relación con la influencia que ejerces en la vida de esas personas. La realidad es que las plataformas no se han preocupado por educar a sus audiencias en el uso apropiado de las propias redes y tampoco aplican criterios para clasificar los contenidos que difunden.
Los contenidos que la gente consume en las redes sociales pueden venir de medios prestigiosos y ser contenido de calidad o de entes oportunistas y sin calidad (algunos con agendas nocivas – como grupos de odio, etc-). Los contenidos de calidad, como todo producto de calidad requieren recursos de primera, tecnología y sobre todo talento calificado y especializado.
Gracias a los modelos de negocios que habilitan estas plataformas (basados en pago por click), los oportunistas, piratas y “noticias falsas” han florecido, y como es tan barato y rápido producir basura, hoy día ya son más la cantidad de contenidos de estos “medios basura” que los contenidos de calidad, de medios prestigiosos.
Las plataformas tampoco asumen la responsabilidad que tienen y los recientes intentos que hacen por controlar este asunto de las “noticias falsas” son motivados económicamente, no social, política ni institucionalmente. Si bien es cierto, que no debe recaer en ellos la responsabilidad de normar la internet, si es innegable que tienen una responsabilidad que, al día de hoy, no asumen.

La Responsabilidad de las Audiencias
La gente no tiene verdadero poder para influir en lo que pasa en las redes sociales. No se debe confundir la capacidad de los usuarios para influir en otras personas y audiencias, con la forma en que funcionan las plataformas de redes en si mismas. Recordemos que, en las redes sociales, los usuarios y las audiencias no están conformadas solamente por individuos, también por marcas, organizaciones, medios, gobiernos y cualquiera que quiera tener una voz.
La responsabilidad de la audiencia en el mal uso de las redes es entonces doble: por un lado, las entidades que generan contenidos falsos, o con objetivos nocivos; por el otro las personas no educadas, que repiten (comparten) sin criterio cualquier cosa que los haga ver como ‘enterados’, ‘influenciadores’ o inclusive como ‘fuentes confiables’. Desde la abuela que comparte absolutamente todos los videos de todas las teorías de alimentación saludable “científicamente comprobadas”, hasta el emprendedor que comparte todas las “oportunidades” de negocios que le pasan por el muro. No es sencillo para las plataformas controlar esto, porque, además la influencia y/o manipulación en las redes sociales no es originada ni controlada por ellas, sino por entidades con una agenda. Sin embargo, la forma como esos contenidos son priorizados, distribuidos, “viralizados”, sí depende de cómo operan las plataformas y sus algoritmos, lo cual sin duda es de su íntegro y exclusivo control.

La Responsabilidad tuya y mía.
La internet surgió como una plataforma abierta, bajo el concepto de accesibilidad universal. Su éxito, crecimiento y desarrollo son producto de un objetivo común, más allá de intereses particulares. Este concepto se vale de instituciones globales descentralizadas y abiertas, sin fines de lucro, como la ISOC: Internet Society (con un capítulo en Guatemala de reciente constitución) que trabajan desde la academia, empresa privada y gobierno, para la definición de políticas, estándares y para la educación técnica y desarrollo social de la Internet.
Este concepto abierto, no es compatible con la realidad actual, donde la super-concentración duopólica de poder y audiencias (Google y Facebook) está motivada principalmente por dinero. Mi opinión es que la masiva escala, alcance, influencia en la vida de las personas y poder económico que concentran estas plataformas, las obliga a asumir un papel que trascienda los intereses económicos.
Empresas globales de otros rubros, son normadas y llamadas a cumplir con su responsabilidad social. Sin embargo, ninguna otra industria tiene la presencia, influencia ni relevancia en la vida individual de tantas personas como estas plataformas. Yo creo en la Internet Abierta, pero si estas empresas no desarrollan esa consciencia, lo que va a ocurrir es que los gobiernos desarrollarán marcos regulatorios para ellas, ajustado a su ideología.
Un reciente ejemplo es la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones en los Estados Unidos, de acabar con la neutralidad de la red (internet), que evitaba que las empresas que venden servicio a Internet, decidan cómo administrar la velocidad de acceso entre diferentes usuarios y diferentes páginas.
Pero las leyes no las hace “la Internet”. Las leyes las hacen los gobiernos, y es la gente con su activismo la que las impulsa o puede frenar (como hemos visto en Guatemala). Es urgente que la sociedad se organice y participe activamente en conocer las iniciativas que existen (o no) en sus países respecto a Internet, y que se eduque para no contribuir (activa ni pasivamente) a que las fuerzas nocivas logren capitalizar el alcance que ofrecen las redes sociales, para sus nefastos fines.
Esa responsabilidad es mía y es tuya.

 

Este artículo fue publicado en Prensa Libre, el domingo 07 de Enero de 2018.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Contenido, estrategia, facebook, gente, google, ISOC, Medios, Redes Sociales, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s