Archivo de la categoría: google

Adidas: Sobre-invertimos en publicidad digital.

Adidas admite que un foco en eficiencia en lugar de efectividad los llevó a sobre-enfocarse en el ROI (retorno de inversión) y a sobre-invertir en campañas digitales por a expensas de la construcción de marca.

adidas

Adidas está en un camino para cambiar de eficiencia en su mercadeo por la efectividad en su mercadeo*, y admite que un foco excesivo en el ROI los llevó a sobre-invertir en marketing digital basado en resultados a expensas de la construcción de marca.

El Director Global de Medios de la marca deportiva, @Simon Peel, explica que hace cuatro años la compañía no manejaba econometría**, y sus modelos de atribución se basaban en el último click y no efectuaban ningún monitoreo de la marca. También se enfocó en eficiencia en lugar de efectividad, llevándolos a fijarse en indicadores específicos (KPI’s) y a cómo reducir sus costos, en lugar de lo que estaba en el mejor interés de sus marcas.

Este foco en eficiencia era uno de varios asuntos que necesitaban ordenarse en la empresa para impulsar un crecimiento a largo plazo. También enfrentaba un problema de sobre-oferta, lo que quiere decir que sus productos estaban vendiéndose  demasiado en promociones y creando sensibilidad de precios. Además, tenía múltiples agencias de publicidad, medición inconsistente y una estructura de negocios que generaba competencia entre sus propias divisiones principales, generando fricción en los mensajes publicitarios y la creatividad.

“Todos los elementos básicos que sirven para indicarte cuánto invertir en mercadeo no existían,” Peel comentaba en la conferencia EffWeek a inicios de Octubre de 2019.

Durante los últimos cuatro años, Adidas ha estado trabajando para cambiar esto. Bajo un nuevo “manual táctico” de mercadeo – apodado ‘creando lo nuevo’ – y un foco renovado en generar deseo por la marca, Adidas introdujo un nuevo marco de campañas con acciones emocionales, que impulsaran la marca en el centro. Esto fue un intento por conectar con los consumidores a rededor de tres a cuatro veces al año, mientras, al mismo tiempo, Adidas corría publicidad con mensajes racionales.

Adidas también tenía su presupuesto de pago por resultados atado a eCommerce con la creencia de que la pauta digital generaba ventas digitales. Adidas se inclinaba a generar ventas online porque es la parte más rentable de su negocio.

“Teníamos la fuerte convicción de que era la publicidad digital – en escritorio y móvil – lo que estaba impulsando esas ventas y como consecuencia estábamos sobre-invirtiendo en esa área,” dijo Peel.

Al mismo tiempo, Adidas incorporó un modelo econométrico. Eso ayudó a descubrir que mientras ellos pensaban que los clientes leales estaban encabezando las ventas, y como consecuencia invertían en CRM, de hecho 60% de las ventas venían de nuevos compradores. Personas que compraban la marca por primera vez.

Adidas también descubrió que sus unidades de negocios no estaban impulsando únicamente ventas de sus propios productos. Se pensaba que la publicidad en fútbol, generaría ventas de productos de fútbol, pero se descubrió que realmente toda la publicidad generaba ventas en todas las unidades de negocio.

Adicionalmente, mientras Adidas pensaba que sólo las campañas por resultados generaban ventas online, de hecho era la actividad de marca la que generaba el 65% de las ventas tanto al mayor, como al detal, como en ecommerce, mientras que las campañas por resultado también contribuían a los resultados de ventas al mayor y detal.

Esto era un problema porque la distribución del presupuesto de Adidas era 23% en branding (impulso de marca) y 77% en campañas por resultados. Según una investigación de Les Binet y Peter Field se recomienda que la distribución sea 60:40 a favor de la marca.

Teníamos entendido que era la publicidad digital la que generaba ventas de ecommerce y como consecuencia estábamos sobre-invirtiendo allí.

Simon Peel, Adidas

“La razón de esto es el corto-placismo porque estamos tratando de incrementar las ventas mu rápidamente,” señala Peel. Y añade: “Teníamos un problema que estabamos enfocándonos en las métricas equivocadas, el corto plazo, porque tenemos una responsabilidad fiduciaria con los accionistas.”

Esas métricas equivocadas fueron originadas por los cuatro modelos de atribución que manejaba Adidas– el Ultimo Click de Google, y los modelos de atribución de Google, Adobe y Facebook – así como un foco en el corto plazo, mediciones en tiempo real enfocadas en ROI – return on investment (Retorno de Inversión) y ROAS – return on advertising spend (Retorno en Gasto Publicitario).

ventas digitales

Eso llevó a Adidas a sobre-invertir en publicidad en buscadores, por ejemplo, un error que descubrió gracias al mercado de Latino América cuando una falla en la plataforma de Google AdWords y por tanto incapacidad de continuar la inversión en palabras clave, no generó una disminución del tráfico a la tienda, ni de las ventas provenientes del SEO.

“Yo conté una historia muy enfocada en lo digital, que se debe invertir en búsqueda paga y publicidad online desplegada. Pero cuando se revisan los modelos econométricos te cuenta otra historia completamente distinta” relata Peel.

Lo que la econometría le dijo a Adidas era que debía invertir en video, el cual no había aparecido como relevante anteriormente, porque no genera resultados positivos en el modelo de atribución basado en el último click, así como en TV, vallas y cine para genrar ventas de ecommerce.

Adidas está ahora mismo desarrollando el modelo de atribución y medios que mejor se ajuste a sus objetivos de crecimiento a largo plazo. Peel cree que implicará econometría, así como un enfoque basado en ensayo y error.

“Apenas estamos caminando, y tenemos un largo camino por delante. Nos enfocamos demasiado en la atribución digital, pero estamos mejorando,” concluyó.

*eficiencia en mercadeo: lograr resultados optimizando recursos al máximo.        efectividad en mercadeo: usar los recursos para lograr los máximos resultados.

** econometría: es la rama de la economía que hace un uso extensivo de modelos matemáticos y estadísticos así como de la programación lineal y la teoría de juegos para, interpretar y hacer predicciones sobre sistemas económicos,

Este artículo se publicó originalmente en inglés en www.marketingweek.com y es de la autoría de Sarah Vizard. Traducido por Leo Rodríguez.

 

Deja un comentario

Archivado bajo #digitalmarketing, Agencias de Publicidad, banners, Conversión, DigitalStrategy, eMarketing, Estrategia Digital, google, Medios, MercadeoDigital, Mobile, On Line, pauta, Publicidad

Responsabilidad, el factor de cambio para las redes sociales en internet

Recientemente ha tomado prominencia el papel que las Redes Sociales tienen en el desenvolvimiento de la geopolítica mundial. En este artículo presento mi perspectiva, basada en la responsabilidad de las Plataformas y de la Audiencia.

La Responsabilidad de Las Plataformas
A Facebook, Twitter, e incluso plataformas digitales no consideradas redes sociales, como Google, pareciera que no les corresponde la responsabilidad de “normar” la internet. Se trata simplemente de empresas, con objetivos de negocios y motivaciones primordialmente económicas. No son instituciones (como la prensa) y en sus declaraciones de Misión (Facebook: “hacer el mundo más cercano”; Google: “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”) no figura ninguna responsabilidad específica para con la sociedad.
Sin embargo, cuando tienes una presencia tan persistente (25 minutos al día, en el caso de Facebook) en la vida diaria de más de dos millardos de personas en el orbe, es incuestionable que exista una responsabilidad en relación con la influencia que ejerces en la vida de esas personas. La realidad es que las plataformas no se han preocupado por educar a sus audiencias en el uso apropiado de las propias redes y tampoco aplican criterios para clasificar los contenidos que difunden.
Los contenidos que la gente consume en las redes sociales pueden venir de medios prestigiosos y ser contenido de calidad o de entes oportunistas y sin calidad (algunos con agendas nocivas – como grupos de odio, etc-). Los contenidos de calidad, como todo producto de calidad requieren recursos de primera, tecnología y sobre todo talento calificado y especializado.
Gracias a los modelos de negocios que habilitan estas plataformas (basados en pago por click), los oportunistas, piratas y “noticias falsas” han florecido, y como es tan barato y rápido producir basura, hoy día ya son más la cantidad de contenidos de estos “medios basura” que los contenidos de calidad, de medios prestigiosos.
Las plataformas tampoco asumen la responsabilidad que tienen y los recientes intentos que hacen por controlar este asunto de las “noticias falsas” son motivados económicamente, no social, política ni institucionalmente. Si bien es cierto, que no debe recaer en ellos la responsabilidad de normar la internet, si es innegable que tienen una responsabilidad que, al día de hoy, no asumen.

La Responsabilidad de las Audiencias
La gente no tiene verdadero poder para influir en lo que pasa en las redes sociales. No se debe confundir la capacidad de los usuarios para influir en otras personas y audiencias, con la forma en que funcionan las plataformas de redes en si mismas. Recordemos que, en las redes sociales, los usuarios y las audiencias no están conformadas solamente por individuos, también por marcas, organizaciones, medios, gobiernos y cualquiera que quiera tener una voz.
La responsabilidad de la audiencia en el mal uso de las redes es entonces doble: por un lado, las entidades que generan contenidos falsos, o con objetivos nocivos; por el otro las personas no educadas, que repiten (comparten) sin criterio cualquier cosa que los haga ver como ‘enterados’, ‘influenciadores’ o inclusive como ‘fuentes confiables’. Desde la abuela que comparte absolutamente todos los videos de todas las teorías de alimentación saludable “científicamente comprobadas”, hasta el emprendedor que comparte todas las “oportunidades” de negocios que le pasan por el muro. No es sencillo para las plataformas controlar esto, porque, además la influencia y/o manipulación en las redes sociales no es originada ni controlada por ellas, sino por entidades con una agenda. Sin embargo, la forma como esos contenidos son priorizados, distribuidos, “viralizados”, sí depende de cómo operan las plataformas y sus algoritmos, lo cual sin duda es de su íntegro y exclusivo control.

La Responsabilidad tuya y mía.
La internet surgió como una plataforma abierta, bajo el concepto de accesibilidad universal. Su éxito, crecimiento y desarrollo son producto de un objetivo común, más allá de intereses particulares. Este concepto se vale de instituciones globales descentralizadas y abiertas, sin fines de lucro, como la ISOC: Internet Society (con un capítulo en Guatemala de reciente constitución) que trabajan desde la academia, empresa privada y gobierno, para la definición de políticas, estándares y para la educación técnica y desarrollo social de la Internet.
Este concepto abierto, no es compatible con la realidad actual, donde la super-concentración duopólica de poder y audiencias (Google y Facebook) está motivada principalmente por dinero. Mi opinión es que la masiva escala, alcance, influencia en la vida de las personas y poder económico que concentran estas plataformas, las obliga a asumir un papel que trascienda los intereses económicos.
Empresas globales de otros rubros, son normadas y llamadas a cumplir con su responsabilidad social. Sin embargo, ninguna otra industria tiene la presencia, influencia ni relevancia en la vida individual de tantas personas como estas plataformas. Yo creo en la Internet Abierta, pero si estas empresas no desarrollan esa consciencia, lo que va a ocurrir es que los gobiernos desarrollarán marcos regulatorios para ellas, ajustado a su ideología.
Un reciente ejemplo es la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones en los Estados Unidos, de acabar con la neutralidad de la red (internet), que evitaba que las empresas que venden servicio a Internet, decidan cómo administrar la velocidad de acceso entre diferentes usuarios y diferentes páginas.
Pero las leyes no las hace “la Internet”. Las leyes las hacen los gobiernos, y es la gente con su activismo la que las impulsa o puede frenar (como hemos visto en Guatemala). Es urgente que la sociedad se organice y participe activamente en conocer las iniciativas que existen (o no) en sus países respecto a Internet, y que se eduque para no contribuir (activa ni pasivamente) a que las fuerzas nocivas logren capitalizar el alcance que ofrecen las redes sociales, para sus nefastos fines.
Esa responsabilidad es mía y es tuya.

 

Este artículo fue publicado en Prensa Libre, el domingo 07 de Enero de 2018.

Deja un comentario

Archivado bajo Contenido, estrategia, facebook, gente, google, ISOC, Medios, Redes Sociales, Sin categoría