Archivo de la etiqueta: emprendimiento

7 lecciones de Candy Crush para Emprendedores

candyDebo confesar que despues de acumular algo así como 256 invitaciones de mis amigos en Facebook, finalmente sucumbí a Candy Crush. Voy por el nivel 165 de 455! Me falta BASTANTE… Yupi! Encontré este artículo que me pareció genial, porque desnuda los secretos que lo hacen tan adictivo, viral y divertido, y da ideas de cómo aplicar esos secretos a cualquier iniciativa o emprendimiento, así que decidí hacer una traducción libre.   candyscreens1. El juego te sigue. Candy Crush se puede descargar en tu teléfono para jugar en una cola, se puede jugar en tu tablet en la cama, mientras ves tele, e inclusive se puede jugar en la computadora. Y, donde quiera que vas, recuerda tu nivel, y logros. Esto se denomina multi-plataforma, pero al extrapolarlo a cualquier negocio sería el equivalente a un insuperable servicio al cliente. Todos -y cada vez con más frecuencia- usamos múltiples dispositivos durante el día (65% confiesa usar algún otro dispositivo mientras ve TV en Latam) y sería genial, que al igual que Candy Crush, todo lo que usamos se mueva con nosotros. La nube, la conectividad móvil y el diseño ’responsive’ ya existen, ahora hay que usarlos apropiadamente. Lección #1: adaptarnos a la movilidad y apuntalar el servicio al cliente en ella. 2. El sistema es gratificante. A todos nos encanta un cupón y ganar cosas, aún más cuando son merecidas. La gratificación fomenta el orgullo, “sentirse bien” y por consiguiente fomenta la lealtad. Existen infinitas ‘victorias’ en Candy Crush. Incluso hay recompensas ocultas y trucos que nos permiten vencer al sistema, como por ejemplo que cuando se te agotan las vidas, en vez de esperar 30 minutos o que algún amigo te regale una vida, simplemente cambias de plataforma, y tus vidas vuelven a estar full… Lección #2: ofrecer beneficios, inesperados y merecidos que hagan sentir bien a nuestros clientes. ironcrush3. Es mejor con amigos. Recuerdo cuando de adolescente iba a jugar Intellivision (rueda la cédula) en casa de los panas y cómo nos peleábamos por superar el highscore. En Candy Crush están tus amigos, y siempre en competencia contigo, lo que aumenta la naturaleza social y competitiva del juego y alimenta la necesidad de seguir jugando. Jugamos “solos pero acompañados” y esa interacción nos gusta a todos. Además está el carácter colaborativo del juego, en el que pides y otorgas vidas y ayudas a desbloquear niveles, hay un interés compartido en continuar jugando. Lección #3: La clave para el crecimiento masivo es hacer nuestros proyectos, fundamentalmente sociales.   4. Algo de Misterio. Voy por el nivel 206, y ya es costumbre que antes de comenzar un nuevo nivel, el juego muestra los premios que podemos desbloquear. Aunque no se sabe para qué sirven esos premios o cómo obtenerlos, generan expectativa para seguir jugando. Lección #4: A la gente le gustan las sorpresas y lo divertido. Hay que dárselos. Candy_Town5. Mucha transparencia. El Mr. Toffee te dice cómo dominar un nivel. Hay un mapa que te indica exactamente cuánto has avanzado en el juego. Y eso es importante. Por eso es que nos gustan las “barras de progreso” que muestran cuanto nos falta para terminar una planilla on line. Y, nos gusta que cuando en un call center nos dicen “un agente le atenderá en 3 minutos.” Lección #5: ¿Estamos comunicando suficiente información a nuestros clients/consumidores? 6. La Sensación. Los caramelos de Candy Crush son divertidos de presionar o deslizar. Los colores son brillantes. La noción misma del juego y sus personajes son tontos y alegres. ¿Tu marca es divertida? ¿Hace que la gente se sienta bien? Si eres un consultor, como yo, ¿a la gente le gusta hablar contigo? TU eres la interfaz de usuario. Así que ¡optimízala!. Lección #6: Hacer que la gente se sienta bien. 7. Hay que esforzarse. No siempre ganas en el juego. Se agotan las vidas. Y estas limitaciones nos hacen valorar el juego aún más. “De lo bueno, poco”. Es como el viejo truco de las chicas de hacerse las difíciles, eso hace que nos gusten más. Lección #7: No seamos demasiado ‘regalados’, si hacemos que nuestros clientes pasen un poquito de trabajo, o nos extrañen, nos valoran más. ¿Que piensan? ¿Hay otros juegos de los que podemos sacar algunas ideas?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento, estrategia, Gamification, planificacion estrategica, retencion, Talento

Crowdfunding vs. inversionistas tradicionales

El Crowdfunding ha encontrado en Kickstarter, Indiegogo y muchos otros portales, plataformas para “hacer realidad, sueños” gracias al colectivo. Los casos de éxito siguen surgiendo y generando cada vez más resonancia. Desde películas, como la ganadora del Oscar 2013 a mejor documental (Inocente), o Veronica Mars, adaptación al cine de la extinta serie televisiva, hasta dispositivos futurísticos, inspirados en Viaje a las Estrellas, como el Scanadu (gadget de diagnóstico médico basado en el Tricorder). Incluso individuos, como el estudiante australiano Georg Tamm, quien al quedar sin padres, recurrió a las masas para financiar sus estudios universitarios.

VSViendo estos casos, surge la pregunta en la mente de cualquier emprendedor: ¿por qué no eludir a los inversionistas tradicionales y llevar mi negocio directo al colectivo? ¿Son los inversionistas tradicionales realmente necesarios cuando puedo apalancarme en mis Redes Sociales para obtener fondos?

En mi opinion, depende. No todos los proyectos ni casos son candidatos a ser exitosos al buscar Crowdfunding, asi como no todos son candidatos a tener éxito ¡en lo absoluto! A continuación algunas razones, según el inversionista angel Aaron Pitman,  por las que seguir considerando a los inversionistas como la mejor forma de conseguir fondos para un emprendimiento:

Precipitar la salida al mercado

Iniciar una campaña en sitios como Kickstarter, pone a correr de inmediato un reloj para dar resultados y sacar el producto o servicio al mercado. Contar con una masa de “financistas”, siguiendo cada movimiento que hacemos puede ser mucho más estresante que reconfortante.

Esto es particularmente cierto para aquellos emprendedores que desarrollan hardware (equipos físicos) o productos masivos, a quienes se exige pasar de un sueño a una realidad de producción dura y pura. Cito el caso de un emprendedor que inició una campaña en Kicktarter para desarrollar unos equipos de cerrajería, y luego de levantar $87,000 en el 2010, renunció a su trabajo para realizar su sueño con este capital semilla. Tristemente, el producto terminado resultó de baja calidad, se rompía con facilidad y entonces los “financistas” que inicialmente respaldaron su sueño se volvieron en su contra, generando demandas por estafa. Al final nunca pudo levantar su emprendimiento, y tuvo que volver a emplearse para devolver el dinero a sus crowdfunders.

Los inversionistas tradicionales puede que no estén de moda, pero tienen el conocimiento y experiencia para ayudarte a posicionar tu empresa sin una base de clientes pre-existente que observan y juzgan cada paso del proceso de desarrollo. Al apresurar la salida al Mercado de productos o servicios antes de haber sido probados, el crowdfunding puede incluso precipitar el aborto de un proyecto sin oportunidad de corregir o replantearlo.

Los inversionistas brindan guía

El principal beneficio que ofrecen los inversionistas tradicionales no está en sus bolsillos, sino en sus cabezas. Está claro que es posible lograr financiamiento y capital semilla del colectivo, pero luego … ¿qué? Muchos emprendedores novatos necesitan la guía de un inversionista experimentado que ayude a evitar los peligros. Las personas que respaldan proyectos via crowdfunding, están buscando un producto terminado, no están capacitados ni dispuestos a ayudar a resolver las dificultades que se presenten para producirlo.

La mayoría de los inversionistas no colocan su dinero solo en ideas “chevere”, sino que lo invierten con emprendedores con modelos de negocios que entiendan y que puedan ayudar a empujar el la dirección correcta. El crowdfunding, puede darte una sensación muy positiva, de que “no estas loco”, de que tu idea “si es buena” porque hay mucha gente que apuesta por ella, pero ese entusiasmo no basta para sortear los obstáculos y dificultades que todo emprendimiento enfrenta, ni para logar la red de contactos correcta para aumentar las posibilidades de éxito de tu proyecto. Los inversionistas tradicionales, en cambio, si pueden.

¿Qué pasa si fallas?

En las plataformas de Crowdfunding, se puede ofrecer productos o recompensas a las personas que aporten dinero a tu proyecto y ayudarte a hacerlo realidad. Pero ¿qué pasa si tu empresa fracasa? No solo perdiste tu sueño emprendedor, sino que además tienes que honrar las recompensas ofrecidas.

Según las reglas, por ejemplo de Kickstarter, los usuarios están legalmente obligados a cumplir con las obligaciones establecidas en sus campañas. Esto puede fácilmente llevarte a la ruina, si soñaste en grande pero no contaste con el apoyo, guía y experiencia de un inversionista y sus contactos, para llevar tu idea a un puerto seguro.

El Crowdfunding puede que esté de moda, y es indudablemente una herramienta muy valiosa y ponderosa, pero como todo, el éxito no depende de la plataforma, sino del proyecto. Esta es la principal razón para continuar buscando el apoyo de inversionistas, que no proveen sólo fondos, sino también consejos, experiencia y contactos en la industria.

Así que antes de decidir comprometernos con “el colectivo” y buscar crowdfunding, es aconsejable buscar inversionistas que nos apoyen para crecer.

Traducción libre de este post, publicado en The Next Web

 

Deja un comentario

Archivado bajo Crowdfunding, Emprendimiento, estrategia, gerencia, Mercadeo, planificacion estrategica, Sin categoría, Talento